ESPERANZA de que mientras velamos, seamos capaces de aprender no solo cómo librar a los pacientes de dolor y la angustia sino como entenderles y nunca abandonarlos.

Para Hospice La Cima cada vida importa, el paciente no es solo paciente; es el amor de alguien, el padre de alguien, la madre de alguien, el hijo de alguien, el abuelo de alguien y el amor de la vida de alguien. Reconocemos la importancia de acompañar y ayudar a las personas de escasos recursos que por alguna razón no pueden costearse un hospital privado. 

Dentro de las seis habitaciones que poseemos, una es destinada al mes para atender a un paciente de escasos recursos. Ponemos a disposición a todo nuestro equipo multidisciplinario para atenderles de la mejor manera posible para que se sientan acompañados, atendidos como en casa.

LOS ACOMPAÑAMOS HASTA EL FINAL...

 

Es importante que sepan las familias que el pago que hacen a Hospice, las utilidades que vienen de esos pagos se reinvierten en Hospice y se reinvierte en la atención de los pacientes de escasos recursos. No solo se ayuda a las familias a través de los estudios socioeconómicos, también docentes de PALIAMED otorgan su trabajo de forma Ad Honorem realizando cursos nacionales e internacionales, para recaudar fondos y enfocarlos a la atención de pacientes.

Con las aportaciones de todos brindamos alivio y calidad de vida a los pacientes que nos necesitan.